Planear rumbos y alzar el vuelo.

Unimedios
23 Abril 2019
Planear rumbos y alzar el vuelo.

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) es el documento fundamental a revisar si queremos analizar sobre cuál será el rumbo que el Gobierno Federal en turno busca darle a nuestro país.

Herencia del General Lázaro Cárdenas, quien para evitar la injerencia de Plutarco Elías Calles formuló el Plan Sexenal como la herramienta inamovible que determinaría la política nacional en el sexenio de 1934-1940, el PND como lo conocemos, es obra de Miguel de la Madrid, que fundamentó su plan de gobierno en los resultados de los Foros Nacionales de Consulta Popular con la Plataforma Electoral de 1982 del Partido Revolucionario Institucional, otrora partido hegemónico.

Alemán también plasmó en la Constitución la obligación del Estado de organizar un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional, con el fin de determinar de manera las acciones que el Ejecutivo instrumentaría a lo largo de su periodo.

Junto a la reforma constitucional, se creó la Ley de Planeación para señalar que ésta deberá llevarse a cabo como un medio para el eficaz desempeño de la responsabilidad del Estado sobre el desarrollo del país y deberá tender a la consecución de los fines y objetivos políticos, sociales, culturales, ambientales y económicos.

Hablamos entonces de la formalización de todas las promesas y propuestas que en campaña ayudan a los Presidentes a llegar al poder. Un instrumento formal para exigir resultados. Un verdadero sistema de avanzada, en el que la participación ciudadana es obligatoria, digno de las más altas y refinadas democracias deliberativas.

Dado su carácter sexenal, el PND suele ser el producto ideológico y esquemático del gobierno en turno. Mientras que con Miguel de la Madrid las prioridades incluían el Desarrollo Rural y un Sistema Integral de Transporte, por ejemplo, con Carlos Salinas lo fue la recuperación económica de los precios.

Con Enrique Peña Nieto, el PND alcanzó una participación ciudadana sin precedentes. Consultados a través de internet, ventanillas físicas y electrónicas, foros de consulta y mesas sectoriales, participaron un total de 228 mil 949 ciudadanos. En esta ocasión, la formulación se alejó de los esquemas tradicionales de objetivos puntuales para desarrollar cinco ejes transversales, que se construyeron e instrumentaron a la par de las grandes reformas estructurales nacidas del Pacto por México.

El 15 de marzo de 2019, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador dio inicio formal al proceso de planeación democrática, enviando a la Cámara de Diputados los criterios bajo los cuales se construirá el PND 2019 – 2024.

Según se indica, la Justicia y Estado de Derecho; el Bienestar; y el Desarrollo Económico; serán las problemáticas específicas de atención prioritaria, con tres ejes transversales acompañándolas: Igualdad de género y no discriminación; combate a la corrupción y mejora de la gestión pública; y territorio y desarrollo sostenible.

El documento final, que recoja todas las preocupaciones y visiones de los que participen en la consulta, deberá aprobarse a más tardar el 30 de junio por la Cámara Baja, para ser publicado en el Diario Oficial de la Federación.

De todo este proceso, podemos y debemos resaltar la obligación que el gobierno de Miguel de la Madrid heredó, en beneficio de todos los mexicanos: no estamos ante una propuesta de una de las funciones del Poder Público, inamovible e incuestionable. Tenemos al más puro elemento de participación y democratización del rumbo de nuestro país, más allá de las elecciones.

Ser ciudadano y participar políticamente no se reduce únicamente a votar en los comicios. Es formar parte activamente de nuestra comunidad, por todos y para todos. Expresarse y hacer valer los derechos democráticos garantizados en nuestro marco legal es vital para no ser excluidos o ignorados.

El Presidente López Obrador llegó al gobierno con altos índices de aceptación en las encuestas y con más de 30 millones de votos a favor, pero México tiene más de 129 millones de habitantes. El PND debe ser el medio a través del cual todos los mexicanos aportemos nuestra visión, siempre y cuando existan las vías de participación reales que no circunscriban a este vital instrumento de planeación, a convertirse en un mero trámite que se realice en el escritorio de pocos. México no está para ocurrencias y las metas medibles, los objetivos cuantificables y la planeación científica permiten alejarnos del capricho y la tergiversación de los resultados de políticas públicas. No es momento para otra cuestión más que para procurar que nuestra patria alce el vuelo decididamente; es por nuestro presente y futuro, por todos.

+ Artículos

CONGRUENCIA Y HONESTIDAD
20 Agosto 2019

“Mis dichos son mis hechos, mis hechos son mis dichos” Benito Juárez. Estamos en un momento crucial donde parecería que el concepto de congruencia y honestidad no...

El desafío en puerta
20 Agosto 2019

México vive gran parte de su democracia a través de la actividad partidista. Hoy, la apertura en los órganos de representación, la creación y...

APUNTANDO A LAS RAÍCES
19 Agosto 2019

Muerte y terror que ahondan aún más las divisiones entre países y entre habitantes. El discurso presidencial estadunidense basado en odio y supremacía racial...