Puebla, un municipio posible

Puebla, un municipio posible

Puebla, un municipio posible

El municipio es la institución política más antigua de nuestro país y la que más ha evolucionado en México, a partir de los cambios democráticos y de las atribuciones que crecientemente se le han conferido. También por ser el orden de gobierno surgido del sufragio ciudadano y receptor inmediato de sus demandas cotidianas.

Las administraciones municipales, en el futuro inmediato, tenderán cada vez más a profesionalizar a sus servidores públicos, a incorporar tecnologías de la información y la comunicación para una mejor interacción con sus ciudadanos y fomentar la productividad y el desarrollo económico, para le mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos; todo ello, en el entorno de una sociedad cada vez más informada y demandante, que condicionan un ambiente político crecientemente competitivo, y la exigencia social por una administración más eficaz y eficiente.

En ese mismo sentido, un municipio de tan larga data como Puebla, ha demostrado históricamente la consecución de los grandes valores de la independencia y soberanía nacionales, buscando fortalecer su identidad poblana con base en su cultura. Por ello, Puebla capital es un municipio emblemático que ha vivido en carne propia todos los cambios y reformas propias del municipio mexicano, así como los retos y desafíos a que se enfrentan las grandes ciudades del país.

El Municipio de Puebla es el centro de lo que el Consejo Nacional de Población (CONAPO) define como la zona metropolitana Puebla-Tlaxcala, que a 2010, era la cuarta más grande del país con 2 millones 728 mil 790 habitantes, en una superficie de 2 mil 392.4 kilómetros cuadrados, es decir, una densidad media urbana de 76.6 habitantes por hectárea.

La metropolización y la competitividad económica, hacen evidente que una política de fomento y desarrollo económico para Puebla y su Zona Metropolitana de carácter interestatal, tengan como áreas de oportunidad el aprovechamiento de las relaciones internacionales, el desarrollo de sectores precursores de clase mundial y diversas mejoras en su sistema político y funcional.

El reto es conciliar las fortalezas que en materia económica presenta la capital poblana, con las oportunidades del entorno macroeconómico internacional, buscando siempre que esto no genere desequilibrios al interior de la sociedad poblana, ni amplíe, sino por el contrario, reduzca las brechas de desigualdad social que aún prevalecen.

Por eso, los retos para el Municipio de Puebla siguen siendo los siguientes:

1.-Que su órgano colegiado de gobierno, el Ayuntamiento, mantenga e incremente su representatividad y rinda cuentas de las decisiones que toma a su ciudadanía, mientras que las autoridades auxiliares surjan realmente de la representación vecinal y se abran los cauces y mecanismos para una auténtica participación ciudadana.

Actualmente, según datos de la Agenda para el Desarrollo Municipal, diseñada por el INAFED y promovida en el Estado de Puebla por el Programa de Apoyo al Fortalecimiento Municipal (PAFMUN), Puebla Capital cumple con todo lo establecido en el tema A.4.1 Transparencia y acceso a la información pública.

Sin embargo, hay que avanzar hacia la construcción de una verdadera ciudadanía en pleno ejercicio de sus derechos, tema pendiente en la agenda pública de las últimas administraciones poblanas.

2.-Que su gobierno municipal brinde servicios públicos y de calidad para todos sus habitantes, con base en los principios de generalidad, igualdad, regularidad y continuidad, que reduzcan las brechas sociales y mejoren los niveles de bienestar de los habitantes.

De acuerdo con la misma fuente, en materia de servicios públicos, el Municipio de Puebla cuenta con reglamentos vigentes, unidades administrativas funcionales, diagnósticos claros, recursos necesarios y ejecuta programas o acciones para abatir la carencia de los servicios establecidos en la Constitución: calles, agua potable, drenaje, aguas residuales, limpia, residuos sólidos, parques y jardines, alumbrado público, mercados, panteones y rastro.

Sin embargo, una cosa es la gestión y otra el desempeño. Queda pendiente avanzar en temas de cobertura, calidad y satisfacción del usuario, como se menciona en los principios arriba mencionados.

3.-Que su hacienda pública garantice una auténtica autonomía financiera que mantenga los ingresos propios por encima de los recursos transferidos por los gobiernos estatal y federal, a fin de poder dar prioridad a la atención de los temas verdaderamente sensibles a los poblanos.

Según los indicadores de la Agenda para el Desarrollo Municipal, la capital poblana tiene áreas de oportunidad al respecto, el diseño de estrategias que le permitan recaudar más ingresos generados por el municipio, junto con su capacidad para gestionar recursos de instancias estatales y federales, podría contribuir a una situación financiera que le permita disminuir su dependencia hacendaria de las participaciones y transferencias federales.

4.-Que mantenga la fortaleza y desarrollo institucional suficientes para garantizar el desarrollo económico local, apegados a la vocación productiva local. En ese sentido, Puebla de Zaragoza Ejecuta acciones que le permiten tener una administración municipal ordenada, y junto con su capacidad de elaborar, ejecutar y medir su plan municipal de desarrollo, se presenta como un municipio responsable de las decisiones que toma. Siendo un área de oportunidad la consolidación una estrategia de capacitación y profesionalización que incentive a sus funcionarios y funcionarias a otorgar mejores bienes y servicios a la ciudadanía.

En todos los retos anteriores, debe permear una visión y un enfoque intermunicipal y metropolitano, ya que los retos y las oportunidades, así como las fortalezas y debilidades institucionales, normativas, económicas y sociales, no respetan límites territoriales; por el contrario, se comparten y se deben coordinar entre las distintas instancias de gobierno que integran la zona metropolitana de Puebla que, incluso, rebasan también los límites estatales con el vecino Tlaxcala.

Al atender los retos del Municipio, Puebla tiene una capacidad ilimitada, pues acompañada de su ciudadanía como la mezcla homogénea entre tradición y modernidad, es el perfecto crisol para el desarrollo multi-factorial. Propongamos como objetivo la plenitud de todos los que habitamos y amamos nuestra Puebla, pues trabajando en conjunto para vencer los retos específicos, es como lograremos alcanzar un municipio posible, que siempre nos recuerde en cada momento el orgullo de ser poblanos.

Close