Una visita por los Derechos Humanos

Una visita por los Derechos Humanos

Una visita por los Derechos Humanos

En una visita relámpago la Canciller alemana, la señora Ángela Merkel  -quien por algunos ha sido catalogada como la mujer más poderosa del mundo- pisó tierras mexicanas  para oficialmente clausurar el Año Dual Alemania-México. Desde su primer contacto se percibió un mensaje y una actitud de apoyo con tintes de hermanamiento, pues con sus palabras, apoyó al presidente Enrique Peña Nieto en las decisiones más recientes recordándole a México y su gente que en Alemania y en el G20 tenemos poderosos aliados.

La canciller visitó nuestra nación para dialogar con su homólogo sobre la futura participación de México en la cumbre del G20, misma que se celebrará en Hamburgo. Con ello además da inicio oficial a la conversación con el presidente EPN y algunos testigos sobre el cambio climático, el populismo, la migración, los derechos humanos y claro, el gran highlight de la visita; los Tratados de Libre Comercio con Europa y América del Norte.

La cooperación entre naciones sin duda es un motor para el desarrollo, pues desde dos latitudes diferentes se pueden alcanzar los objetivos comunes, pues entre las dos naciones la relación bilateral se encuentra en un momento positivo, planteando una cooperación política en un sentido muy amplio. Por citar un ejemplo, los temas como el combate al cambio climático a través del Acuerdo de París, mismos que son de vital importancia tanto para el gobierno germano como para México.

Así mismo, en la reunión se trató la importancia del Libre Comercio como eje económico en la política internacional, en su caso, la canciller aseveró que su país sigue muy de cerca las conversaciones del TLCAN, así como de los avances en la remodelación del tratado México- UE, que data del 2000 y cuya revisión lleva ya varias rondas de negociaciones.

Si bien no mencionaron directamente la relación comercial mexicana con el vecino del norte, se dio entre líneas el camino para estrechar el intercambio entre los dos países. Sin dejar de lado la esencia de la cooperación, teniendo en mente  los cualitativos derivados de los acuerdos.

Derivado de lo anterior, tocaron los siempre sensibles temas migratorios, donde la Canciller sí señalo al Presidente Trump, pues en el recuerdo de su nación aseveró que no existe solución derivada de construir muros como el que desea construir el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la frontera con México.

Se sabe que  la situación tiene una solución en la lucha contra las causas que motivan a las personas a migrar de su nación. Se busca mediante la cooperación con otros gobiernos la manera de generar  perspectivas para mejorar la vida de la gente. Siempre procurando asegurar el bienestar de las personas indocumentadas, con una notoria referencia a los problemas migratorios que enfrenta Alemania al recibir a refugiados de países como Siria o Libia.

Soy testigo del compromiso bilateral para la cooperación en el último tema mencionado, pues en completa coordinación entre la Embajada de la República Federal de Alemania representada por el señor Embajador Viktor Elbing, la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, a través de la Dirección General de Política Pública de Derechos Humanos, la Coordinación para la Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur, en Colaboración con la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) y el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED), estamos trabajando en el Programa Piloto Municipios Fronterizos de Derechos Humanos.

Un protocolo donde se busca que en los 23 municipios pertenecientes a la frontera sur se enfoquen en los cualitativos permanentemente, promocionando y protegiendo los derechos humanos con perspectiva de género de todos sus habitantes, salvaguardando a las personas que transitan en su territorio, sin distinción de género, edad, condición étnica o estatus migratorio.

Acciones como estas, comienzan a trazar un panorama distinto, donde la política pública se genera con el enfoque de una Generación Diferente, donde las acciones públicas  responden tanto a las personas como a los números, pues sin cooperación de todos los actores, sin pleno respeto a los derechos humanos y sin una cultura de resultados, ese cambio para mejorar no será posible.

Close